Arthur Conan Doyle

En 1930 en Crowborough (Reino Unido), fallece el médico y escritor escocés *Arthur Conan Doyle*, creador del detective de ficción más famoso de todos los tiempos: *Sherlock Holmes*, un personaje enjuto y frío, marcado por un gran sentido del deber, virtuoso con el violín y adicto a la morfina (o a la cocaína). Holmes es capaz de deducir las cosas más increíbles a partir de pequeños detalles en el aspecto y la indumentaria de sus clientes siempre bajo la atenta mirada de Watson, su colega y mayor fan. El personaje y sus aventuras alcanzaron tal popularidad, que su creador llegó a cansarse y entonces hizo lo impensable: mató a Sherlock en una de sus historias. Los lectores se enfadaron tanto que se pusieron crespones negros en señal de duelo en el sombrero, amén de enviar cartas que iban desde súplicas hasta amenazas y Doyle se vio obligado a resucitarlo.

Como dato curioso en relación al autor, recientemente, en 2015, el grafólogo español Jesús Delgado lo postuló como candidato de haber sido el verdadero Jack el Destripador, acusación que aún está en el aire…

Aquí algunas frases de Sherlock Holmes:

_“Un tonto encuentra siempre otro más tonto que lo admira.”_

_”La principal prueba de la verdadera grandeza del hombre radica en la percepción de su propia pequeñez”._

_”La mediocridad no conoce nada superior a sí mismo; pero el talento reconoce al instante un genio”._

_”Todo viene en círculo. La vieja rueda se vuelve, y el mismo discurso se repite. Todo ya ha sido hecho antes, y lo será de nuevo”._

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.